Muchos lo conocen como el “efecto pizza” y es que hay cosas que creemos son de un lugar, por el nombre o la imagen y nunca imaginamos que venían de un lugar completamente diferente o que su origen no tiene nada que ver.

Este es el caso del pollo General Tso, trozos de pollo frito bañados en una dulce salsa pegajosa. La historia de esta receta es incierta, pero a continuación te contamos una de las más comunes.

El nombre de la receta hace referencia a un general de la última dinastía china, su nombre era Zuo Zongtang que en el occidente se traduce como General Tso Tsung-t’ang. Este general era muy conocido por su crueldad, además provocó que miles de chinos emigraran durante el siglo XIX.

Se cuenta que en 1995 un chef de nombre Peng Chuang-Kuei creo la receta y decidió darle el nombre en honor al General Tso. Otra de las versiones explica que el origen de esta receta viene de la provincia de Hunan.

Sin embargo, la creación de la receta viene del chef Peng Chang-Kuei quien dice ser el primero en la creación de esta receta cuando en 1949 tuvo que huir de China. Mientras permanecía en Taiwán decidió crear esta receta en honor al General Tso quien habría sido héroe de guerra en la región donde Peng nació.

En 1973 Peng viajó a Nueva York en donde abrió un restaurante sin lograr el éxito esperado debido a los sabores de los platillos, después de ahorrar, decidió abrir un nuevo restaurante, ahora combinando los platillos tradicionales de Hunan con los gustos de Nueva York, rebajó el nivel de picante que es muy característico de Hunan y le agregó un toque dulce. De esta forma fue como la cocina china fue volviéndose más popular entre la cultura norteamericana.